¿Equidad?

La educación debe tener como objetivo la equidad para garantizar los mismos derechos y oportunidades para todos. Para ello debe garantizarse la justicia social y la educación como bien público.
La pandemia del virus sorprendió a la sociedad en general y desestabilizó a la mayoría de sus actividades, por lo tanto, como opinión personal el Ministerio de Educación trata de alentar a los docentes a no perder la regularidad de las clases, pero es imposible comparar la relación alumno-docente que existe en un salón, a que se realicen clases virtuales a la distancia y trabajos online. Además de esto, se pierde la atención y la motivación de los alumnos.
También se ponen en evidencia otros aspectos negativos  de la formación de la escuelas durante esta situación, como  las desigualdades que ya existían y que en este contexto se hacen mucho más visibles, la comprensión de que existen distintas realidades en cada alumno a la hora de atravesar la cuarentena, en condiciones del hogar, ya que hay quienes no poseen condiciones básicas para satisfacer necesidades de vivienda, alimentación y educación.  No es lo mismo para cada alumno o alumna tener una familia en la que se tiene apoyo y ayuda para realizar tareas que otros que no lo poseen.
Centrándome  en los jóvenes, creo que la mayoría de los mismos, están estresados porque no saben que va a pasar con todo lo relacionado al virus, preocupados por sus cursadas y no perder el año de formación académica, preocupados por los problemas económicos que a la mayoría les sucede en esta época ya que hay crisis económica por los empleos y su desarrollo común.
Todo esto que mencioné anteriormente afecta a la educación, porque siento que no hay escuela y que hay muy poco aprendizaje en general. No hay escuela porque no estamos compartiendo ese espacio entre compañeros de curso y docentes, no hay escuela pensada como ese edificio con sus actividades habituales y mecanismos de autoridad, no tenemos los mismos recursos y no se tiene la misma concentración. Y con toda sinceridad es muy difícil para los docentes controlar y monitorear si existe aprendizaje en cada uno de sus alumnos.
 La educación en casa no puede ser la escuela ya que la escuela es aquella que rompe con las desigualdades familiares y sociales, y lo que da a todos la posibilidad de acceder a los conocimientos.
Uno de los objetivos para la educación luego del aislamiento, es que el aprendizaje virtual con su flexibilidad no se compara con la estructura controlada de una escuela, esta no es replicable en línea. Luego, se necesitará  un tiempo de adaptabilidad para que las normas de sanidad sean adaptadas a esto, se deberán actualizar  los nuevos métodos de enseñanza y se necesitará una modernización de los recursos que poseen todas las instituciones para poder brindar mayor soporte a los alumnos con nuevas herramientas y estrategias para que se desarrolle el aprendizaje .