«La Cava» poema a José Luis Cabezas

Vuelven tinieblas que nunca se fueron

Tengo seis años cada veinticinco de Enero

Arráncame el mutismo

Siento esposas alrededor de las muñecas…

Mientras oigo los dos disparos que hirieron mi inocencia

Por la ruta de la perversidad…

Cielos sombríos recuerdan lo que a muchos les conviene olvidar

Arriba te muestran cautivo, golpeado, arrodillado, apuntado

Tiemblo dentro del desconsuelo

Corazones rotos sufren bajo el crimen veraniego

Extraña ráfaga

No todas las cenizas son llevadas por los vientos

Mira, intento moverme, no puedo

El horror realiza visitas que lloro desde niña

La orden de ‘El Tío’ aniquiló juguete, diversión, sonrisa

Fecha ensangrentada

Sueño La Cava

Cómo le explico a Dios que ahí quedó la mitad de mi alma?

Dolor acumulado

Otórgales a los destrozados los abrazos secuestrados

Vierte alivio sobrevolando el país de la injusticia y el caos

Sé que te debo viajes, sé que te debo flores

Paralizada por aquellos últimos minutos…

Podrías perdonarme?

Carezco de tu valentía

Poco a poco veo cómo el sol oscurece las lágrimas

Por favor, déjame sin amanecer…

Al fondo de mi infancia.

 

Texto: Pasajera Eterna

Compartir esta noticia