Desactivaron cinco fiestas clandestinas este fin de semana

Gonzalo Gallego, subsecretario de Seguridad, informó que durante el fin de semana se desactivaron un total de cinco fiestas clandestinas con una importante cantidad de personas, una el pasado viernes y cuatro el sábado, donde se labraron infracciones y tomó intervención el Juzgado de Faltas Local, que determinará el grado de responsabilidad de cada una de las personas involucradas.
“Hubo un desmadro bastante grande, se trató y se trata de llegar a todos los lugares posibles para evitar que volvamos a etapas anteriores, donde ya vimos lo complicado que estuvo donde el sistema de Salud casi quedó en jaque”, dijo.
En ese sentido añadió que se labran actas de infracción a todas las personas que pueden ser localizadas, aunque no siempre se puede por distintos motivos.
“Buscamos trabajar eficientemente para generar la clausura de la fiesta e infraccionar a los responsables”, dijo.
El funcionario insistió que desde el primer día de la pandemia y del inicio de la cuarentena están solicitando a la comunidad que acompañe responsablemente en la gestión de esta emergencia sanitaria respetando las medidas propuestas por los especialistas. En ese sentido, el funcionario indicó que continuarán trabajando en materia preventiva y de control “hasta que el último saladillense esté vacunado”, a fin de que la situación será lo más tranquila posible.
“No hay que relajarse y hay que cuidarse, pese a que si bien en este último tiempo empezamos a ver el horizonte a través de las vacunas que se desarrollan en el mundo”, dijo.

Las motos, un problema habitual
Por otro lado Gallego agradeció la labor de los inspectores de la Dirección de Seguridad Vial, bajo las órdenes de Fabio Reparáz, quienes tomaron la responsabilidad de control en esta delicada situación, como así también por su trabajo en los puestos de control de accesos. Asimismo, señaló que luego de que se dispusiera seguridad privada en los accesos, los inspectores pasaron a controlar dentro de la ciudad, y ahora que los retenes fueron levantados volvieron a su tarea rutinaria de controlar el tránsito, sobre todo ante el aumento de la circulación de motociclistas que realizan maniobras peligrosas o ruidos molestos.
Sobre esta problemática habitual en Saladillo, el subsecretario destacó que debe existir responsabilidad tanto del Municipio con el desarrollo de los operativos, la Justicia que opere para que las sanciones tengan efecto, la Policía en su rol de seguridad pública, y el ciudadano que debe tener responsabilidad individual.
“Es difícil entender a una persona que a las 3 o 4 de la mañana sale a la calle a generar ruidos molestos y despertar a vecinos. Hay niños pequeños y personas mayores que se alteran con el ruido de las explosiones. Creer que con más inspectores esto se soluciona es quedarnos a la mitad”, expresó.