“Hay posibilidad de avanzar, siempre y cuando asumamos responsabilidades”, dijo Salomón.

El intendente de Saladillo señaló que el Municipio siempre fue un paso más adelante en la habilitación de las distintas actividades comerciales y recreativas, pero no por imprudencia sino para encontrar un equilibrio entre el factor sanitario y el económico en una comuna como Saladillo que tiene una situación compleja.

Salomón dijo que si bien la situación epidemiológica es favorable, admitió que el desarrollo de los controles por el hecho de que la ruta 205 cruce la ciudad al medio dificulta la posibilidad de prevenir los accesos porque en sí, afirmó, “Saladillo es un colador por la gran cantidad de entradas que tiene, a diferencia de otras ciudades que con dos o tres controles lo solucionaron, y no hay forma de garantizar seguridad plena”.

Asimismo dijo que el hecho de entender que el pueblo debe seguir funcionando y desarrollándose es por lo que se comenzaron a habilitar las actividades como hasta ahora, dando pequeños pasos y delegando responsabilidades, exigiendo y controlando mediante protocolos.

“No nos quedamos quietos pero fuimos de a poco abriendo como los gimnasios y la hotelería. Ahora tenemos el tema cultural y artístico para el que tenemos cinco protocolos preparados para ver si en algún momento lo podemos habilitar”, dijo.

Destacó que Saladillo se desarrolló mucho en los últimos años y necesita seguir creciendo porque “es un pueblo que no se detiene y es inquieto, que exige, pide y plantea”, y que por ello tratan de interpretar con el mayor consenso posible los pedidos de la comunidad.

Y agregó: “Lo importante no es temor de abrir o cerrar, sino entender que cuando damos una oportunidad nos devuelvan con responsabilidad del otro lado. Hay posibilidad de avanzar, siempre y cuando asumamos responsabilidades”.