CN Saladillo
Edición N° 4719 Saladillo, miércoles 26 de septiembre de 2018 | Contacto | Suscripción |
 
 
Buscar

Búsqueda avanzada
   
Interés General
Vasco Olarticoechea: “Fue mucho más de lo que imaginé”
De jugar en el potrero a ser campeón del mundo. La historia de un chico de barrio que tenía la ilusión de jugar algún partido en Buenos Aires pero que terminó trayendo la Copa en el Mundial de México del 86’.

Por Milagros Delrieu

¿Cuándo comenzó tu pasión por el fútbol?
Desde que tengo uso de razón. Calculo que a los tres años, cuando mi juguete, mi “chiche”, era la mágica pelota de fútbol.

¿Cómo fueron tus inicios en tu carrera futbolística?
En principio el barrio, la calle de tierra, el potrero bien potrero. Jugaba con chicos más grandes; ahí tuve muchas enseñanzas, porque jugas con tipos más grandes, te pegan, o te alientan, te protegen…

¿Cómo fue que llegaste a jugar en los clubes?
A los 10 años empecé a jugar en el club Argentinos. A los 15 que me vine a probar a Buenos Aires a Racing. Estuve un año como suplente en inferiores y después, en octubre de 1974 el técnico me puso de titular. Al año y medio debuté en primera, con 17 años. Pensé que me iba a costar mucho más.

Cuando eras chico, ¿soñabas con llegar hasta acá? ¿Te imaginaste alguna vez que ibas a tener tanto éxito?
No, tanto no. Mi ilusión era jugar, sí, algún partido en Buenos Aires, no sabía en qué club. Pero fue mucho más de lo que imaginé.

¿Y cuándo entraste en River?
En River ingresé en el 81 con un tremendo equipo. Luego a principios del 85 paso a Boca, en un pase muy recordado junto a Tapia. Fue todo un desafío, ahí jugué un año y medio hasta que me salió el pase a FC Nantes de Francia.

En tu paso por River Plate, y vinculado a las recientes denuncias sobre abuso a menores, ¿Alguna vez te enteraste de un caso así? ¿Sabés si estos hechos ocurrieron siempre?
Sí. Pero no en menores. Se hablaba y se sabía que siempre hubo gente que se acercaba, que le gustaban los jugadores. Eso siempre hubo. Pero ahora con todo el tema de la tecnología y las redes sociales tiene más difusión. Como yo no viví en pensiones no estaba muy al tanto, pero siempre escuchaba a los chicos, que alguno decía cosas similares a esta.

¿Cómo viviste el mundial del 86?
Bien, increíble.
A México viajamos con Bilardo como DT. Con él se trabajaba una locura, era obsesivo. El equipo no andaba bien, medio parecido a lo que pasa hoy. Pero cuando llegamos, un mes antes del mundial, el equipo se potenció y desde ese momento empezamos a ganar y ya no paramos más.

¿Cómo vivís la fama hoy en día al ser un campeón del mundo?
La fama la llevo bien, me siento querido y respetado pero no me hace daño, soy normal.

¿Tenían alguna cábala antes de los partidos?
Sí. Dos días antes de jugar fuimos a un shopping en México y vimos un lugar de hamburguesas. Éramos 8 con Bilardo y como no comíamos esas cosas, le empezamos a insistir hasta que nos dijo “Bueno vamos a comer”. Así que hicimos algo que no se debía, pero terminamos ganando. Desde ahí eso se convirtió en cábala. Íbamos siempre los mismos, nadie más ni nadie menos.

¿Crees que la selección Argentina tiene un buen futuro?
Ahora no está jugando bien pero nosotros tampoco jugamos bien el ’86. En el fútbol nunca se sabe, hay que esperar, yo creo que hay jugadores buenos para armar un gran equipo.

La situación de Mascherano estuvo medio complicada, ¿pensas que debe estar en el mundial?
Sí, Sampaoli tenía dudas si llevarlo o no. A mi me parece que tiene que estar porque es un referente del grupo, es de los pocos que hablan, que lo veo yo, que es un tipo caudillo. Ahí hay otra diferencia con el grupo nuestro, ahí éramos todos capitanes de nuestros equipos, Pumpido, Ruggeri, eran tipos de personalidades muy fuertes; en este equipo, el más fuerte de personalidad es Mascherano, que haya bajado el rendimiento, eso es verdad, pero bueno, me parece que para el grupo es importantísimo.

¿Te gusta Sampaoli como director técnico?
Sí, creo que se dio cuenta a tiempo que no podía jugar con la idea que tenía cuando jugó en Chile y en España; con línea de 3, marcadores de punta. Eso en un mundial no lo podes hacer porque jugas con los mejores.

¿Quiénes crees que tienen que estar sí o sí?
A mí como arquero me gusta Romero. Después Otamendi, Mascherano, obviamente Messi, el Kun, Di Maria, y Lanzini; siento que para Messi va a ser un desahogo. El equipo no puede depender de solo uno.

¿Qué pensas de Armani como arquero?
Argentina en el arco no tiene problemas, Pumpido, que está más especializado en el tema lo dijo, y pienso igual, hay 5 o 6 arqueros de primer nivel, tuvo que elegir 3 pero los que quedan afuera van a decir “¿por qué está este si tendria que estar tal otro?” pero esta bien incluir a Armani entre esos 3.

Por último, ¿Messi o Maradona?
Son los dos número uno, los dos distintos. Más que compararlos hay que admirarlos y agradecer que son argentinos.


“El Vasco de Saladillo”
Julio Jorge Olarticoechea, alias Vasco, es un exfutbolista argentino, que nació el 18 de Octubre de 1958 en la ciudad de Saladillo, provincia de Buenos Aires.
Fue jugador profesional durante 17 años, integrando los equipos de tres grandes del fútbol argentino: Boca, Racing y River; así como en el fútbol europeo, donde recaló en las filas del Nantes de Francia entre 1986 y 1987. Tiene más de 600 partidos jugados en toda su trayectoria. Fue convocado a la Selección Argentina, formando parte de los planteles de 1982, 1986 y 1990.
“El Vasco”, un jugador polifuncional que podía desempeñarse como mediocampista o como lateral; a lo largo de su carrera dejó un recuerdo imborrable en los hinchas por su entrega, rendimiento, sacrificio y corrección.
 
 
 

cnsaladillo es una publicación independiente | Copyright 2005 - All rights reserved
Directora propietaria Lic. Silvina E. Krupitzky | Normas de confidencialidad y privacidad
Registro Nacional de la Propiedad Intelectual: 925096
San Martín 3248 - Saladillo - Pcia. de Bs As | Tel: 02344 - 432700 | informacion@cnsaladillo.com.ar